Música

musicayo

Agua, sol y aire
la razón de la vida misma,
un fiel escudo que me tapa
de la escarcha asesina de los días,

escalones y escaleras de tristezas sin final,
subidas y bajadas de alegrías pasajeras,
fetiche espíritu que no muere
y me traga la moneda y la llamada,

si es un estadio futbolero
o la inmensa paz de la suma de los lagos,
una incruenta revolución pavorosa
una deidad afeada que se eleva,

Gospa

María de Medjugorge
María de Medjugorge

¡Que dicha la hora de tu amor!
La flor de tu sonrisa es un ascua en mi alma
y tu belleza serpentea en mis ojos
como dominando mi alma y mi espíritu.

¿De donde me llamaste? Madre mía,
amor de mis entrañas que reverdecen en tu rezo.
¿De donde vino tu voz? Madre mía,
sonido que me arrulla a cada momento.

Si pudiera decir tanto amor
no alcanzaría más que el vaso de tu Hijo,
pero soy miseria y corrupción
que desgasta en palabras tu alabanza.