Matufias (O el arte de vivir)

villoldo
villoldo

Este tango (milonga) con música y letra de Ángel Villoldo es nada más y nada menos que del año 1903 (111 años!).

Ángel Gregorio Villoldo Arroyo -tal su nombre real- nació en  Barracas, Buenos Aires, el 16 de febrero de 1861 y falleció el 14 de octubre de 1919. Fue letrista, guitarrista, compositor y uno de los principales cantores de la época. También se lo conoció por los seudónimos de A. Gregorio, Fray Pimiento, Gregorio Giménez, Ángel Arroyo y Mario Reguero.

Se lo llamo “el padre del tango criollo”, porque fue uno de los precursores de la canción popular ciudadana, combinando las influencias de la payada y de la milonga que se improvisaba en los arrabales. Fue un verdadero pionero en la edición de sus obras, en la grabación de discos fonográficos, en la actuación en los escenarios de varieté y en la popularización del tango en Europa.

Hacia 1907 realizó una excursión europea, grabando tango en estudios fonográficos franceses. Al regreso de este viaje se consagró al periodismo escribiendo crónicas costumbristas y en dialogo para “Caras y Caretas” y “Fray Mocho”. En el final de sus días se ganó la vida con un conservatorio que instaló en la calle Defensa.

Algunos de sus tangos más importantes, entre cien editados en papel o grabados en discos son: sus primeros tangos después de 1890, como “El pechador” o “El fogonazo”; creaciones como “Yunta brava” o “La morocha” con música de Saborido; en 1903 “El porteñito”, dándole su primer éxito de importancia; y poco tiempo después la más importante de sus creaciones, “El choclo”.

(fuente Wikipedia y Portal del Tango)

Escogí para este artículo la milonga "Matufias (O el arte de vivir)" porque a pesar de tantos años sigue teniendo tanta vigencia como el mismísimo "Cambalache" del fabuloso Enrique Santos Discépolo. En el primer video lo podrán escuchar cantado por Óscar Chávez (cantante y compositor mexicano, y vaya apellido) del que pueden leer más datos en este enlace.

Es el siglo en que vivimos
de lo más original
el progreso nos ha dado
una vida artificial.
Muchos caminan a máquina
porque es viejo andar a pie,
hay extractos de alimentos
y hay quien pasa sin comer.

El Arañero

Chavez Cristina Nestor
Chavez Cristina Nestor

A la memoria de Hugo Rafael Chávez Frías, Mi Eterno Comandante Libertario

Tu rostro es mi rostro mi pana, un vergel de esperanzas y anchuras
la raíz furibunda de tu acuosa boca plasmó el sonido de los vientos.

No pudo contener el tiempo tu eterna inmensidad territorial
y aprendimos con fuego que la sangre es roja bermellón.

Se mancha mi cara y mi alma y la limpio para parecer más hombre
garganteo el canto añorando tu brasa que me abraza
y en cada instante siniestro te palpito desde dentro.

No pudo contener el día tanta luz agigantada con tu palabra
y fue justo aprender que la patria es el otro.

Joselo Schuap - Mabala

Joselo Schuap
Joselo Schuap

Nació en Oberá el 30 de abril de 1973. Al instante residió en L. N. Alem, pueblo vecino a 27 km de distancia. Sus padres, Ida Duarte e Isidoro Schuap, ya residían en L. N. Alem, junto a Ramona Magdalena, su hermana mayor.

Musicalmente, L. N. Alem, es un pueblo donde la música de corte Europeo abunda en radios y equipos de música en general. De hecho, la gran cantidad de colonos tabacaleros, que llegaban a cobrar el incentivo del producto, dieron una forma de ser a la comunidad con su particular acento. A esto se le suma que la ciudad lleva el titulo de “capital de la alegría”, por desarrollarse allí, en el mes de noviembre de cada año, La Fiesta Provincial de la Cerveza. Pasando la mitad de los ’80, el amor por “la radio” aparece como un lugar de expresión para su grupo de amigos más íntimos, y deciden comenzar en aquella FM América, haciendo un programa de rock que dividía 60 minutos en mitad Beatles, mitad Rock Nacional. Por aquellos días, visita L. N. Alem, el gran maestro Lito Nebia, y Joselo hacer su primera actuación como artista previo a la figura de la noche, trabajo conocido como artista soporte. En esta carrera de vivir y aprender a vivir de esto, aparece en escena en Posadas, un grupo de músicos itinerantes, llamado La Forestal. Se conocen y entablan una amistad que fue determinante en los secretos de este oficio tan bello como sacrificado.

Nunca deja de tocar, siempre al máximo ritmo de trabajo, alternando radios con escenarios ya cada vez más importantes. Junto a Mario Bofill, Bocha Sheridan, Los Hermanos Núñez, Pedro del Prado, y otros artistas locales, realiza su primer disco: Sepan que soy misionero.

Su actividad como gestor cultural, terminología que descubre en base a experiencias diarias y cotidianas, lo fortalecen como artista popular. En los meses de septiembre y octubre de 2005, graba su segundo y exitoso disco: Agua Bendita. Durante 15 años, Joselo Schuap no paró de tocar, con la misma entrega de esfuerzo y compromiso.

Joselo Schuap no es solo un nombre y un apellido. Significa mucha gente en silencio, colaborando detrás, para que este proyecto no se detenga. Es una idea de muchos, con una cara visible, por eso es compartida y apuntalada, desde la familia que acompaña y fortalece, hasta el que en silencio escucha un disco suyo, o paga una entrada para ver a quienes van dejando el alma en cada canción, con el compromiso de siempre.

Joselo Schuap, ese negro con apellido alemán, que dice y grita: “Sepan que soy misionero”, o bien “en mi pago el agua es de todos y no es de nadie”, es hoy uno de los referentes de la música de Misiones.