La dilación

"... tengo esa nostalgia de domingo por llover, de guitarra rota de oxidado carrousel..."
(Victor Heredia)


No aguanta más la dilación el mañana,
no puede esperar retorcer el sol sin ti.
Ahí, en el chubasco de la sombras,
vas y vienes como el heno con el viento
en los campos del ayer.

Añoro el hombre que en ti ya fui,
el que mascaba tu despliegue de alegría,
la carroza irreverente de tu risa,
el mantra azul de tu mirar ecléctico
en cada minuto de esta patria.

El kerigma de tu verba me estruja adentro,
es un céfiro de paraísos ancestrales
que traen el rato eterno de tu ser
cuando invoco latinoamérica intensa,
revolucionaria y perfecta.

Elegías - Tamara Castro


Tamara Castro
Todos sabemos que hay cantores que dejan huellas en el alma que no se borran nunca más. Pero cuando esas huellas son cortadas por la fatalidad, justo cuando la traza del camino iba directo a nuestro corazón, pareciera que tienen un sentido diferente ya que queda un ansia de amor inconmensurable plasmado en un bello y perenne recuerdo que a cada momento nos convoca. Y Tamara es un páramo de sueños, un remanso que nos aclara la memoria cuando su voz nos tiembla en el corazón dejándonos ese incomprendido resentimiento de la muerte, nos deja repitiendo sus canciones hasta hacerlas tan nuestras que se forma una mixtura espiritual difícil de entender.

Tamara Castro había nacido en Ensenada, provincia de Buenos Aires, un 4 de diciembre de 1972 y se volvió cuerda eterna un 8 de diciembre de 2006. Leer más en Wikipedia y el artículo sobre el accidente en Página 12.

Aquí voy a rescatar la letra de la canción "Elegías" de su último disco titulado "Vital" por la sencilla razón de que no encontré la letra en la web. Tiene un texto de compromiso social y su música tiene aires de joropo venezolano-colombiano por lo que nos hermana y se convierte en latinoamericana por si.

Los invito a escucharla más en Youtube o revuelvan el éter, es un viaje sin retorno al folklore argentino.

Resumen de la naturalidad del software libre

"...que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son."


Pedro Calderón De La Barca

Este resumen es un ensayo simple -quizás algo poético- a propósito del gran texto de Hugo Baronti sobre "La acumulación originaria del capital y la gran ilusión del software libre" |cliquear|. Dicho texto reavivó en mi esa mecha siempre encendida del conocimiento como material humano, a veces difuso y disperso, que proviene de la suma de experiencias vividas y de la inclinación que cada ser de este planeta tiene en su interior como persona única e irrepetible que es.

Hace un tiempo redacté un artículo sobre "Jokte! y el arte" |cliquear| que apuntaba en ese sentido. Inicio dicho texto citando a uno de mis artistas favoritos Marc Chagall quien dijo: "el arte es sobre todo un estado del alma". No sé si todo el software libre es arte, sería temerario afirmar eso, pero si puedo afirmar que hay mucho condimento artístico en lo que anda dando vueltas por el éter desde tiempos remotos.

Hugo habla de la "ilusión" del software libre que muy pocas personas están dispuestas a materializar. En efecto, el origen primigenio del arte es la ilusión y traer esa imagen del alma -suma de conceptos, ideas, sentimientos y sueños- y plasmarla en algo visible es tarea ardua por demás, es sacrificio constante y sonante que muy pocos están dispuestos a brindar a la comunidad sin que haya retribución alguna más que algún que otro reconocimiento cuando mucho, a veces ni eso. Pero muchas veces es un sacrificio necesario para alimentar el espíritu personal con ese placer que no se puede describir de "crear", como una urgencia de la propia salud, y es aquí donde nada importa más que el conocimiento en si mismo.