Mis Escritos

En concordancia con todo lo anterior, evaluar los tiempos de cada trabajo no solo es fundamental sino que constituye nuestra base presupuestaria y da cuentas del nivel de formación profesional y de la experiencia que tenemos en el rubro.

Domingo, 03 Julio 2011

En las empresas, a los empleados en relación de dependencia, les pagan por las horas que dedican a cumplir con el trabajo para el que fueron contratados (diario, quincenal o mensual), más allá de si el mismo se realiza o no, cobrarán igual. A nosotros, FreeLancer o independientes, nos pagan por el trabajo terminado en un plazo estipulado previamente y si no cumplimos podemos perder todo. He aquí la diferencia radical que fundamenta el difícil oficio de medir tiempos de trabajo.

Tenemos que aprender a calcular nuestros tiempos para no quedarnos cortos ni excedernos, tarea para nada sencilla, por eso hablo de "oficio". Sin embargo hay algunos puntos clave que pueden llegar a dar un sustento importante al cálculo y aquí se los enumero:

Leer más...[ Sobre el trabajo freelance - Cap. V - No cumplir ]

Otro de las fallas más comunes en los FreeLancer es tomar cualquier trabajo, aún sin saberlo. Es lo peor que se puede hacer. Esto nos puede traer varias consecuencias funestas: perder nuestro prestigio y el cliente -o varios, en internet las noticias vuelan-, perder tiempo y dinero, y en el peor de los casos, "comernos" un juicio por incumplimiento de contrato.

Lunes, 30 Mayo 2011

Hay un dicho que dice "la necesidad tiene cara de hereje" y esta verdad nos lleva muchas veces a tomar trabajos para los que no estamos capacitados creyendo que lo aprenderemos rápidamente y al vuelo porque "somos unos genios" y sabemos muchísimo de todo.

Tomamos al cliente por un estúpido que no se dará cuenta si le estiramos el plazo de entrega para que nos dé tiempo de aprender. Y si todo sale bien, zafamos, pero si ocurre lo contrario estaremos encendiendo una mecha difícil de apagar.

Leer más...[ Sobre el trabajo freelance - Cap. IV - Tomar cualquier trabajo ]

Si hiciéramos un examen sobre la materia "Presupuestos" –tomando el sentido de cotización, o valuación monetaria, no el sentido técnico contable- creo que la mayoría de los FreeLancer saldrían desaprobados. No digo que todos sean malos, no estoy defecando sobre mi propia actividad, sino solo atisbar lo que personalmente he comprobado.

Sábado, 28 Mayo 2011

Muchas veces he pedido cotizaciones a colegas y no para competir con ellos, sino para que me hagan trabajos, es decir, para desdoblar los que tengo en varios más pequeños, sobre todo cuando estoy muy atareado. Esto me ha traído más de un dolor de cabeza y básicamente por tres causas principales: falta de consideración, falta de organización y falta de precisión. Veamos cada una de ellas.

Falta de consideración o ponderación

Con el término de consideración o ponderación me refiero a la actitud que debe tener el FreeLancer hacia el cliente. Muchas veces la persona que nos contacta para un presupuesto no da muchas precisiones y suele ocurrir que es porque no las conoce, incluso puede que hasta represente una materia nueva en la que está incursionando.

Leer más...[ Sobre el trabajo freelance - Cap. III - Presupuestos ]

Menu Vip

 

Usuario Huayra