noche de luna llena
noche de luna llena

noche de luna llena

Juan Ramón Jiménez poseía un mundo interior sin horizontes, lleno de miedos y dudas,  ambigüo, tal vez disperso, con aires de sueño , eran los comienzos de aquellas actitudes poéticas que le dieron lugar a la denominación de "torre de marfil". Un mundo interior solitario en donde tantos poetas vivieron y de donde emanaron los poemás más románticos.

"Jardines Lejanos" pertenece a la primer época del poeta en donde el amor fracasado es el eje de su obra. Fue publicado en 1904 y está dividido en tres partes: Jardines galantes, Jardines Místicos y Jardines Dolientes. Al segundo pertenece esta poesía.

Viento negro, luna blanca.
Noche de Todos los Santos.
Frío. Las campanas todas
de la tierra estan doblando.

El cielo, duro. Y su fondo
de un azul iluminado
de abajo, al romanticisimo
de los secos campanarios.

Faroles, flores, coronas
- ¡campanas que están doblando!
... Viento largo, luna grande,
noche de Todos los Santos.

... Yo me voy muerto, por la luz
agria de las calles, llamo
con todo el cuerpo a la vida;
quiero que me quieran; hablo
a todos los que me han hecho
mudo, y hablo sollozando,
roja de amor esta sangre
desdeñosa de mis labios.

¡Y quiero ser otro, y quiero
tener corazón, y brazos
infinitos, para los llantos
aquellos que dieron lágrimas
por mi culpa!

... Pero, ¿acaso
puede hablar de los rosales
un corazón sepultado?
-¡Corazón, estás bien muerto!
¡Mañana es tu aniversario!
Sentimentalismo, frío...
La ciudad está doblando.
Luna blanca, viento negro.
Noche de Todos los Santos.



Escribir un comentario

Todos los comentarios son moderados


Código de seguridad
Refescar