“Si uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, ella tenderá, con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico como la de una persona de 12 años o menos de edad” (Noam Chomsky)

Vuelvo sobre este tema con un poco más de precisiones y datos, aunque creo que más temprano que tarde volveré nuevamente a él porque es casi inagotable.

Está demás decir, por estar demostrado, que la privacidad de Facebook así como de otras redes sociales dejan mucho que desear, por no decir que apestan.

¿Alguna vez leíste los "Términos y Condiciones" de ellas?
Te invito a que lo hagas, te vas a llevar una gran sorpresa, te darás cuenta de que son un verdadero engaño, una bolsa de mentiras porque hay cosas imposibles de testear o revisar.

Está demostrado que muchas redes sociales son manipuladas por facinerosos que pagan a las empresas propietarias para producir efectos propagandísticos específicos. Y no me refiero ni a los trolls ni al pago de hashtag o publicidades, lo cual es normal y “casi” legal, sino al acceso directo de la información nuestra guardada en sus bases de datos, esto si es ilegal. Pero… ¿Quién le pone el cascabel al gato si son los dueños de la web?

Lo revelado y la posterior persecución a Edward Snowden y a Julian Assange es una evidencia clara de lo que les digo, y no es para tomarlo a la chacota porque aunque no lo creas estás siendo manipulado, conducido, inducido, llevado de la mano como un marmota.

Demás está comentar sobre la intercepción y filtrados de correos por parte del FBI, la CIA y otros organismos de seguridad de varios países del mundo. Y te digo, si lo hacen estos organismos estatales lo puede hacer cualquiera con los recursos necesarios; y los hay y son muchos.


La manipulación de los medios hace más daño que la bomba atómica porque destruye los cerebros. (Noam Chomsky)

Hoy tomé la decisión que venía barajando desde hace un tiempo: cerrar definitivamente mi cuenta "oficial" de Facebook. Lamentablemente otra cuenta tengo que dejarla por cuestiones laborales pero está vacía y es solo para administrar algunas páginas de tipo informativo/comercial.

Cuando hice el anuncio del cierre de mi cuenta tuve críticas de distinta índole por parte de algunos de mis amigos y otros no le dieron importancia. Argumentaron mucho pero nada tan consistente como para hacer cambiar mi opinión, y es que no existe nada consistente salvo que se lo piense por el lado de la mercadotecnia.

Los motivos por lo que bajé la cuenta son muchos pero hubo tres que aceleraron el proceso y que motivan este artículo.

1- MENSAJES NO DESEADOS
Desde el año pasado estoy recibiendo mensajes por parte de personas que no están en mi lista de "Amigos".
Se supone que si configuro mi cuenta para que solo puedan enviarme mensajes los que están en mi lista de "Amigos", otros no deberían poder hacerlo.
Sin embargo ocurrió antes y hasta hace poco. ¿No es sospechoso? ¿Fallas de Facebook? mmmmmm... no sé.
Los mensajes que me llegaban eran básicamente insultos por mis inclinaciones políticas.
Yo creo que Facebook es manipulado por facinerosos que ponen dinero a la empresa, no me cabe la menor duda, por eso apesta!

He escuchado muchas veces este tipo de aseveraciones que tienen un sentido que no se ajusta a la verdad y constituye una irresponsabilidad cívica. Aquí un intento de esclarecer y de ayudar a pensar.

Las ideas surgen de nuestro razonamiento y de nuestra imaginación, por lo que pueden contener elementos lógicos o de razonamiento, ontológicos o de prueba de existencia, trascendentales con consecuencias importantes y  subjetivos (de sentimientos, prejuicios, etc.)

La diferencia entre una persona y un partido político en realidad está en la doctrina, a la cual las personas pueden adherir o no según su sea su ideología.

Para definir la palabra "doctrina", normalmente usamos la acepción tres de la RAE que dice que es: "Conjunto de ideas u opiniones religiosas, filosóficas, políticas, etc., sustentadas por una persona o grupo. Doctrina cristiana, tomista, socialista, etc."

Como individuos somos únicos e irrepetibles pero siempre hay puntos de unión respecto a la doctrina porque adherimos a una o a varias de ellas y en ese sentido pasamos a formar parte de la sociedad. No existe una persona sin ideología y sin doctrina porque la primera determina la segunda, van de la mano. Por ejemplo: vamos a la iglesia porque nuestra ideología, se inclina a aceptar la doctrina católica, empatiza con ella, por decirlo de alguna manera.