La manipulación de los medios hace más daño que la bomba atómica porque destruye los cerebros. (Noam Chomsky)

Hoy tomé la decisión que venía barajando desde hace un tiempo: cerrar definitivamente mi cuenta "oficial" de Facebook. Lamentablemente otra cuenta tengo que dejarla por cuestiones laborales pero está vacía y es solo para administrar algunas páginas de tipo informativo/comercial.

Cuando hice el anuncio del cierre de mi cuenta tuve críticas de distinta índole por parte de algunos de mis amigos y otros no le dieron importancia. Argumentaron mucho pero nada tan consistente como para hacer cambiar mi opinión, y es que no existe nada consistente salvo que se lo piense por el lado de la mercadotecnia.

Los motivos por lo que bajé la cuenta son muchos pero hubo tres que aceleraron el proceso y que motivan este artículo.

1- MENSAJES NO DESEADOS
Desde el año pasado estoy recibiendo mensajes por parte de personas que no están en mi lista de "Amigos".
Se supone que si configuro mi cuenta para que solo puedan enviarme mensajes los que están en mi lista de "Amigos", otros no deberían poder hacerlo.
Sin embargo ocurrió antes y hasta hace poco. ¿No es sospechoso? ¿Fallas de Facebook? mmmmmm... no sé.
Los mensajes que me llegaban eran básicamente insultos por mis inclinaciones políticas.
Yo creo que Facebook es manipulado por facinerosos que ponen dinero a la empresa, no me cabe la menor duda, por eso apesta!


2- METADATOS Y OTROS
Desde hace mucho tiempo vengo siguiendo el proceso evolutivo de los sistemas de información basados en la internet, desde los albores, cuando todo era puro HTML.
Hoy en día, si uno tiene la suficiente expertise como para saber hurgar en la profundidad de la red puede sacar conclusiones y datos más que interesantes.
Practicamente estamos expuestos no solo personalmente sino "interiormente" porque "sin querer" revelamos lo que nos gusta, qué consumismos, qué hacemos y muchos "metadatos" útiles para que alguien con ganas e intenciones (vaya a saber cuáles) le de a esos "datos desapercibidos" el uso que quiera, desde comercial al que sea. Algunas noticias policiales hablan de ello en todo el mundo.

Hace unos años escribí un artículo del que hice un rescate -está publicado aquí y en Manifies.to, se llama "De Bulos y Chismes"- acerca de la manipulación de los medios de comunicación.
Ese artículo escueto era solo el comienzo de otro mas profundo, el cual nunca vio la luz por falta de tiempo.
Casualmente ayer, un diario de aquí, publicó un artículo que compartí en esta red -se titula "Es la comunicación, estúpido!"- y que me ahorró, en parte, tener que escribir un nuevo texto acerca de los rastros que plantamos para siempre en el éter, acerca de la ingente información que dejamos nadando en la web cuando la utilizamos sin tomar los recaudos necesarios. 

3- EL CHISME BARATO
Acá, en Argentina, le decimos el "puterío". Vienen a ser las habladurías de la gente por suposiciones que saca de la interpretación que hace de lo que ve en las redes sociales. Muchos se hacen "la película" leyendo nuestras publicaciones, viendo nuestras fotos, etc., y cree que es nuestra realidad. Porque una foto, sacada de contexto, puede hablar hasta de física cuántica si se quiere, pero no representa nuestra vida.
Luego, el susodicho, toma esa "realidad" interpretada a su antojo y hace disposición de la información inventada y comenta a otras personas.
Casi siempre terminamos metidos en un lío del que solo podemos salir -no sin un desgaste innecesario- hablando "personalmente", algo que últimamente se está perdiendo.

En mi decisión se suma todo esto más otras cuestiones que no vale la pena comentar.
Dirán que soy paranoico pero les digo "no hay peor ciego que el que no quiere ver", es la más pura realidad. No nos damos cuenta a veces porque son subjetividades y actos que van por la parte no visible de la web y por la parte oscura del pensamiento y de la acción de las personas, tal como lo demuestra el artículo de Página12 y tantos más.

Entre los "bulos y chismes mediáticos" y el análisis de los "big data", resulta un cóctel exquisito para que la derecha más rancia o cualquier "hijo de su buena madre" haga uso y abuso de todo  esto y nos deje como unos meros espectadores de nuestra propia realidad, a modo de espantapájaros de nuestra vida.

Tomemos conciencia y actuemos en consecuencia sino queremos ser lobotomizados por un mundo capitalista de la peor clase y calaña como el que nos toca vivir. Parafraseando al filósofo argentino, José Pablo Feinmann: "dejemos de ser interpretados y construyamos nuestra propia realidad".

Esto no se agota aquí, seguirá.

Vuelvo a recomendar el artículo de Página12, clic aquí y el "De Bulos y Chismes" clic aquí.

 



Escribir un comentario

Todos los comentarios son moderados


Código de seguridad
Refescar