De Bulos y Chismes

Uno de los textos que escribí allá no tan lejos y no hace tanto tiempo, en esos momentos cuando se empieza a aprender en serio las razones que cimientan nuestra experiencia de vida.

diarios
diarios
Hace unos cuantos años escribí algunos artículos que fueron publicados en diferentes sitios web en los que participé. Desgraciadamente no están más en línea porque fue en los albores de la internet, cuando el único lenguaje que se utilizaba era el HTML y el único programa de edición era FrontPage. Cuido estas notas como tesoros de la experiencia y como gratos recuerdos de un tiempo pasado en donde enriquecí copiosamente mis conocimientos sobre informática y medios de comunicación.

A partir de la internet todo ha ido creciendo y avanzando a pasos agigantados y parece mentira que aún tengan vigencia mis escritos aunque padezcan en parte de obsolescencia y quizás un poco de olor a rancio.

Hay uno dando vueltas en la sección “Divagando” de este blog referente a los foros. Hoy les dejo aquí trozos de otro que, dada su temática, y el momento que de un tiempo a esta parte vive nuestro país, es crucial tener en cuenta, sobre todo por los jóvenes. Habla de los bulos y los chismes, ese fue en su momento y es ahora su título.

Al final les dejo una reflexión final porque en los tiempos electorales que nos toca vivir tiene una vigencia y un peso específico importante. Quizás para la mayoría es algo ya sabido, pero no importa porque la idea es resaltarlo, refrescarlo y ponerlo sobre el tapete.

Hay discursos que...

Detrás de todo texto siempre hay propósitos, a veces identificables, a veces no. Es nuestro trabajo y nuestro ejercicio cotidiano, aprender a diferenciar las verdades de las mentiras, su origen y su intencionalidad.

 Hay gente muy suelta de cuerpo que toma una posición radical sobre algo agarrándose del primero que lanza una opinión a los vientos etéreos de la web, o toma como verdad absoluta lo que dice un sitio determinado. Esto sucede en todos los ámbitos, desde las ciencias pasando por lo que es tecnología hasta la política. Se hace realidad el famoso programa de “Hablemos Sin Saber” con el que tanto nos divierte Yayo.

Y hay otra cuestión más profunda aún: saber desde qué lado se opina, se versiona, se escribe o se publican las cosas. Esto ya es un poco más difícil y hay que sumergirse en el océano digital para dar con ese dato que de seguro en algún lado está. Porque las personas no son rocas inmutables, tienen sentimientos, ideologías, alma y espíritu, nada es imparcial.

Recuerdo lo que sucedió cuando salió Windows Vista. Una sarta de opinólogos salió a decir que prácticamente era la panacea de la informática y de los sistemas operativos. Windows Vista resultó ser un verdadero fiasco para los usuarios que resultó en un fracaso económico para la compañía, algo que presentí desde el primer momento porque había mucho ruido marketinero. Luego, hurgando en la web di con que varios de esos opinólogos estaban directa o indirectamente relacionados con Microsoft, la empresa que lo desarrolla, o con subproductos que dependían directamente de esa plataforma.

Jokte es Arte

"El arte es sobre todo un estado del alma" (Chagall) y programar es un arte. Por lo tanto no se puede limitar, no se puede medir ni pautar. En un proyecto comunitario somos todos artistas y Jokte es arte.

la danse de marc chagall chapitre 11
Marc Chagall - la danse de marc chagall chapitre 11
Programar es arte. No me bajo de esta aseveración y tengo una catarata de argumentos para defenderla. Una cosa es saber la esencia de las cosas o buscarla, tender hacia la sabiduría etérea del ser, poner el alma, corazón y vida en cada uno de los desarrollos, tal como sucede con los pintores, músicos, escultores, actores y artistas en general. Otra cosa es atarse a patrones de ingeniería para conseguir un objetivo establecido siguiendo lineamientos ya escritos y probos. Lo primero es puro arte, lo segundo es pura ingeniería. A mi me gusta el arte, la inmersión en las profundidad del todo.

Por otro lado, tanto la programación como el arte son descubrimientos. Cuando escribo una poesía siempre descubro algo, cuando tomo la guitarra entre mis brazos cual si fuese la amada añorada y empiezo a rasgar sus cuerdas descubro sonidos nuevos. Del mismo modo, cuando un pintor, un escultor u otro artista termina su obra, la mira y ve que algo se ha develado hacia el universo, hay algo más que solo materiales y útiles, algo que tiene vida propia.

Hace un par de años escribí un artículo que bosquejaba esta cuestión enmarañada del artista referida a Jokte! En el ante último párrafo puse: "Por todo, programar a veces es un petardo de la memoria, solo hay que encontrar la mecha y encenderla para que al explotar los fuegos artificiales nos rieguen el espíritu del que somos poseídos". Finaliza ese artículo con una cita del gran científico y "artista", del francés Louis Pasteur (pueden leer el artículo completo aquí). Eso es así desde los orígenes de los tiempos. Porque la humanidad es tal, como ahora, gracias a todos aquellos que dejaron fluir el artista que tienen dentro.